5 trucos para que no se congelen tus tuberías

 In Noticias

Sabemos que con la llegada del frío uno de los mayores temores en los hogares, además de tener problemas con la caldera y no disponer de agua caliente, es la congelación de las tuberías, ya que las consecuencias que ello conlleva no son nada buenas.

 

Ha llegado ya el frío y la necesidad de calor en los hogares ya está aquí. Como en artículos anteriores ya os hemos explicado sobre la importancia de la revisión de las calderas antes de la llegada del frío, otro de los temas que hoy queremos abordar y que es muy importante es evitar problemas en las tuberías debidos a las bajas temperaturas, que las pueden congelar.

 

Te proponemos una serie de trucos para evitar que tus tuberías se congelen durante los meses más fríos del año.

 

5 trucos que tú mismo puedes hacer para que no se congelen las tuberías de tu casa durante el invierno:

  1. Acaba con cualquier problema de goteo. Siendo uno de los puntos en los que el agua queda más expuesta es donde más probabilidades de congelación hay. Presta mayor atención a aquellos grifos más cercanos al exterior, o ya directamente que estén ubicados fuera de cualquier edificación. Tienes que revisar cualquier sistema de fontanería, juntas, grifos, lavamanos,…
  2. Presta especial atención a sistemas que retengan agua y se encuentren en el exterior. Las mangueras suelen ser un punto en el que el hielo puede acceder al interior de la tubería, puesto que si ha quedado agua en ella, este se extiende llegando hasta la tubería. Vacíalas, y para mayor seguridad, desconéctalas para evitar este problema.
  3. Las mejores candidatas a congelarse son las tuberías de agua fría. De hecho, sótanos y partes externas de las casas son las más expuestas ya que cuentan con este tipo de tuberías. Te aconsejamos recubrirlas con cintas térmicas y accesorios aislantes.
  4. Un flujo de agua constante para evitar la congelación. No es necesario que el aporte de agua sea muy elevado, pero si que es conveniente dejar un hilo de agua en movimiento en casos de especial riesgo, para que el mismo movimiento dificulte la congelación.
  5. Mucho cuidado al descongelar si se ha congelado la tubería. Primero tendrías que conocer de qué material está fabricada, puesto que algunos materiales se pueden romper si el cambio de temperatura es muy brusco. En el caso de que la tubería ya se haya congelado, el mejor consejo es el de llamar a un profesional, para solucionarlo y evitar males mayores.

Te aconsejamos teners las tuberías cuidadas, aisladas y bien mantenidas, ya que se pueden evitar la mayoría de los problemas por congelación. Y para mayor seguridad, cuenta con nuestro apoyo, asesoramiento y profesionalidad para que el frío invierno se traduzca en un cálido invierno dentro de tu hogar.

Recommended Posts
Revisión de calderas